La ciudad está cubierta de tinieblas. La poca comida que se puede conseguir no es suficiente para una buena alimentación. Las fuentes de energía eléctrica funcionan a regañadientes, al punto de ser nulos. Los edificios ya fueron saqueados en el principio de la catástrofe, no hay suministros de ningún tipo. Matas o mueres, en la ley ya no existe, tan solo la supervivencia. Algunas personas tratan de generar sus propios alimentos, pero la tierra es poco fértil y los animales que siguen con vida no son aptos para el consumo debido a la contaminación que sufrieron.



Conectarse

Recuperar mi contraseña

Admin Fundador
PerfilMP
Admin
PerfilMP
Admin
PerfilMP
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 35 el Vie Ago 15, 2014 2:44 am.









Últimos temas
» Howling in The Night [Confirmación Élite]
Miér Mar 23, 2016 6:42 pm por Invitado

» Crónicas de Amarantia || Élite {Foro Nuevo}
Jue Ene 14, 2016 8:30 pm por Invitado

» Afiliacion Elite
Vie Dic 11, 2015 9:51 pm por Invitado

» Mundo Subterráneo {Caída de Botón}
Sáb Nov 07, 2015 3:20 pm por Invitado

» Enjoy the Silence 4.0 {Normal}
Dom Oct 25, 2015 9:45 am por Invitado

» ¿Dónde están todos? {Libre}
Mar Oct 13, 2015 11:49 am por Catalina Diaz

» Angel's Share - ELITE
Sáb Oct 10, 2015 12:00 am por Invitado

» Recuérdenos (Cyrielle)
Miér Oct 07, 2015 1:50 am por Luciano Jaume

» Sweet London [Confirmación Élite]
Lun Oct 05, 2015 8:17 pm por Invitado






COPYRIGHT
El foro de rol Remember Me consta de una trama original, la cual pertenece a Luciano JaumeTanto imágenes como códigos fueron editados por Aitana C. Navarro para uso exclusivo de Remeber me.
Sin fines de lucro y de uso personal.
Dicho trabajo está protegido bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Cualquier copia o intento de copia será denunciado.
No copies, sé original.


Se agradece a la siguientes webs:
Tumblr.com
Google.com
Minus.com
Deviantart.com


Compañerismo {Daniel y quien se quiera unir}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Compañerismo {Daniel y quien se quiera unir}

Mensaje por Anja L. Mencken el Jue Nov 28, 2013 3:35 am


Había corrido por horas, huyendo de esos quejidos y gemidos que sólo le avisaban que venían tras ella. Si aguantó todo ese tiempo era, prácticamente, por el acondicionamiento al que su cuerpo estaba acostumbrado. Día y noche trabajando la respiración y el bombeo del corazón. Los arañazos, que sufría al cruzar bosques, ya no le dolían sino hasta que podía darse un respiro en algún lugar seguro y revisarse. Como en ese momento que, tras huir de una manada de perros hambrientos y una horda de muertos andantes que amenazaban con despellejarla y destrozarle el cuerpo si no se movía rápido, por fin podía descansar. Se sentía ligeramente liberada, tranquila, en ese espacio olvidado de dios donde la soledad, el silencio y lo pacífico solamente le avisaban que seguramente no pegaría un ojo en la noche por mantenerse alerta.
El viento frío de la noche se filtraba con sonidos decadentes de vez en cuando, azotando ventanas flojas o silbando por rendijas viejas. Pero ni una voz, una respiración, un eco. Sus botas militares pisaban escombros conforme pasaba al interior en posición defensiva, afianzando la navaja con una mano a la altura de los ojos y la linterna agarrada, con la otra mano, debajo del arma blanca. Caminó despacio, sigilosa, tentando el terreno ante las penumbras azulosas nocturnas.

Anja sabía que, por el deterioro del edificio, seguramente tratar de hallar luz era imposible. Los cables que colgaban del techo y algunas paredes estaban carcomidos del plástico que los protegía y no tiraban chispazos. No sirven, se dijo a sí misma, mejor será no gastarse las pilas de la linterna y agudizar la vista si encuentro otras. Y continuó caminando, entre ruinas, paredes caídas y pedazos de madera putrefacta. A grandes rasgos pudo darse cuenta que la comisaría había servido como refugio para otros, sobre todo por la basura de comida enlatada o frascos de conserva. Todo parecía haber sido saqueado hasta el hartazgo y encontró zonas seguras, fuera de la vista de cazadores o de otros humanos errantes, para dormir o simplemente pasar la noche de forma más tranquila.

Pasó entre estantes de documentos y le alivió pensar que tendría material de lectura si llegaba a aburrirse o si el frío inclemente, así como el ambiente a veces tóxico, requería de una fogata para calentarse los miembros entumidos o una fuente de luz para revisarse las heridas causadas por ramas, vidrios y caídas. Anja estudió la estructura arquitectónica, buscando puntos débiles por si necesitaba usar las pilas y el encendedor para causar una enorme explosión y abandonar el sitio si necesitaba hacerlo. Un punto de fuga. Conforme pasaba, golpeaba las paredes y escuchaba el sonido del yeso desquebrajarse. Cuando estuvo segura del lugar, se quitó la mochila de los hombros, guardó la navaja de combate en su bota derecha y apagó la linterna para, inmediatamente, dejarla sujeta a su cinturón de donde colgó firme pero lista para usarse de forma rápida. Con un pie limpió la zona de vidrios rotos y se sentó en el suelo, a contra pared, con una vista perfecta hacia ventanas y la única puerta que daba acceso al edificio. Por un momento se vio tentada a registrarlo todo en busca de algo que pudiera servirle, pero prefirió dejarlo para el día, así la luz sería mejor.
Dio un largo suspiro y apoyó toda la espalda contra la pared. Todos los días eran arduos y no veía venir el día de dar con un grupo de gente que le ayudaría a sobrevivir de mejor forma. Y extrañaba a Hans, su hermano mayor. No estaba segura de que siguiera vivo, pero como humana que seguía siendo, tenía la esperanza de que fuera así. Se miró los brazos sudorosos y con rasguños menores. Nunca pensó que al enlistarse en el ejército tendría que verse en la situación de pelear por su vida en un país desconocido, pero ahí estaba, con la única compañía del aire y el vacío. Eso le ponía los pelos de punta.

Sin más ánimo y segura, a medias, de que no corría riesgos, dejó que el alma se le relajara tarareando mentalmente una canción demasiado vintage pero que a su padre le gustaba poner de vez en cuando en casa cuando ella era una niña: I don’t want to set the world on fire de The Ink Spots. Con suerte, nadie se percataría de su presencia ni se le ocurriría entrar ahí. Y podría descansar para, el siguiente día, continuar su camino hacia alguna villa de gente cercana donde preguntar por su hermano y dormir tranquila, como no lo haría en semanas. Sus ojos se quisieron cerrar por un instante, hasta que sus oídos se percataron de un sonido. Un crujido, más bien. Alguien estaba dentro. Contuvo el aliento y se agazapó en su lugar, sacó la navaja de su bota y la apretó con fuerza. No emitiría el menor sonido hasta ver de quién se trataba. Tenía que ser lo más sigilosa y discreta posible.



identify yourself!:



avatar
Anja L. Mencken
Ermitaño
Ermitaño

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 26/11/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Compañerismo {Daniel y quien se quiera unir}

Mensaje por Daniel Ferreira el Vie Nov 29, 2013 10:39 am

Lo más parecido a un lugar de trabajo como el que tenía en Chile había sido la comisaría. Ahí había sido uno de los primeros lugares a los que había ido tras el desastre a ponerme a disposición de mis colegas argentinos, quienes se mostraban tan desconcertados como yo ante lo sucedido, y de hecho solo me habían permitido ingresar a algunos archivos en torno a Alquimia, de los cuales había podido averiguar algunos nombres, datos y rumores en torno a la empresa.

Pero todo aquello ya estaba en el pasado, de hecho ni siquiera pude obtener un arma (maldita burocracia argentina) y me fui del lugar solo con la información, pero solía volver ahí más que nada para sentir un lugar algo más familiar, algo más similar a lo que fue mi vida de policía en Chile, si bien a veces me mentía diciendo que era para recolectar información o ver si quedaba algún suministro (prácticamente imposible) solo volvía ahí por una carga sentimental, y porque era dentro de todo un sitio seguro, al menos de noche.

Fui a una de las oficinas, y al anochecer me acurruqué bajo un escritorio, sobre la alfombra, o lo que quedaba de ella, e intenté comenzar a dormir, cosa que me era difícil principalmente por los silbidos del viento que cada vez me hacían estar más alerta, listo a cualquier ataque o emergencia, pero ya tras unos minutos de lucha, cuando estaba apunto de vencerme el sueño, algo que no esperaba ocurrió: por el pasillo principal vi la luz de una linterna. Creía que mi cansancio me traicionaba y había sido mi imaginación, pero para no tener dudas fui hacia la puerta y vi que efectivamente, una persona avanzaba por el pasillo y recorría el sitio. No me dejé ver, me quedé en mi sitio observando, veía como iba y venía por el pasillo, como inspeccionando el lugar, y pude entender que estaba sola, no había sonido de estática como de radio, ni señas ni comunicación de ningún tipo, así que en primera instancia y a menos que trajera un arma de fuego no representaba mayor peligro para mí.

Finalmente y tras hacer algo que interpreté como un perímetro de seguridad, se quedó en una habitación, la que a mi juicio era precisamente una de las más seguras y con mejor visión (yo estaba en otra oficina sencillamente porque privilegié la comodidad), y comencé a caminar sigilosamente hacia ella, a la vuelta de aquel largo pasillo probablemente encontraría a la chica (pues a esas alturas ya estaba seguro que era una chica), pero sin darme cuenta pisé un vidrio que crujió estrepitosamente. "Mierda, otra vez" pensé, ya que hacía unos días también había hecho un ruido en el subterráneo y por eso había tenido un encuentro con una chica, al parecer estaba volviendome más torpe.

Como suponía, oí que se incorporaba, y mientras yo caminaba hacia la entrada de la habitación podría apostar que ella hacía lo mismo, así que, decidí ya que no contaba con el factor sorpresa, intentar razonar, intentar que todo esto no se transformara en una pelea.

-Elegiste bien la habitación, es de las más seguras, pero la próxima vez apunta el haz de luz de tu linterna hacia el piso mientras avanzas, así evitas despertar a otras personas que descansamos en el lugar...-
Aparecí en su campo de visión finalmente (y ella en el mío) Levanté mis manos mostrándole que no llevaba armas (mi cuchillo estaba en mi cinturón), y si bien no creía que pudiera verme, le sonreí.

-Ahora por favor, baja esa navaja y conversemos un poco...-
avatar
Daniel Ferreira
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 24/11/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.